Zapatero en Buenafuente

Autor: Comentar
Comparte este artículo
Zapatero en Buenafuente

Buenafuente le regala a Zapatero un saco de avellanas de Reus

Con la resaca de la entrevista que Andreu Buenafuente realizó ayer a José Luis Rodríguez Zapatero, presidente del gobierno, atrevemos a calificar de ‘muy acertada’ la intervención de ZP, y de notable, casi sobresaliente el papel del periodista catalán. Una entrevista divertida, lo que siempre se agradece, y que permite ver al ‘presi’ en un ambiente distendido, no habitual al que las cámaras nos tienen acostumbrados.

Así, la entrevista de Buenafuente comenzó a las 0:00 horas rigurosas. Se hizo una pequeña presentación y zas, Buenafuente llega tarde a La Moncloa, donde Zapatero le ‘tuvo que esperar’. ZP le dijo: “Me imagino que vendrías en cercanías”. Dio por fin comienzo la esperada entrevista que catapultó el caché zapateril.

El presidente demostró su profesionalidad y su cintura. Eludió el tema AVE, diciendo que llegará después de lo previsto pero antes de lo que muchos imaginan, y se arrancó defendiendo con mucha mano izquierda al “Partido de Rajoy” en relación a la reciente cumbre Iberoamericana donde saltó en defensa del ex presidente José María Aznar.

Zapatero le contestó a Buenafuente con cierta ironía: “Tiene varios récords históricos, pero este quedará ahí. Yo salgo en defensa de Aznar, que como todo el mundo puede comprender es una persona que a mí siempre me ha tratado muy bien, y cuando salgo en defensa de su líder máximo, el PP también me critica”.

(…) No descarto que, si yo mañana hiciera un elogio al PP, el PP saliera descalificando mi elogio y diciendo: ‘no, si somos malos'”. Agregó Zapatero que, tras la conversación que mantuvo con Aznar a raíz de ese incidente -la primera desde la noche de las elecciones de marzo de 2004-, “voy a intentar que entremos en una nueva fase de la relación, que siempre es bueno. A ver si un día quedamos para tomarnos un café“.

En fin, una postura alabable a un presidente cercano, que despejó algunos balones a córner, pero que demostró ser un tipo sencillo, que se brinda al PP y a quien haga falta con tal de lograr llegar a un acuerdo. A ZP le da igual el color político siempre y cuando el beneficiado sea España.

Una entrevista que también tuvo su humor, aunque en menos dosis de las que a lo mejor es el espectador esperaba. El ‘Follonero’ -popular personaje del programa de BFN – pasó un par de veces por la ventana del fondo, que se veía mientras se hacía la entrevista. Además, al final, Buenafuente –que pudo conocer el Consejo de Ministros, donde le pidió a Zapatero la cartera de Vicepresidente– se quedó en La Moncloa y despidió al primer ministro español como si fuese él, el invitado.

Un acierto.  Ciertamente no sé que dirán los índices de audiencia, ni la crítica como Dios manda (Pedro Jota Ramírez y Federico Jiménez Losantos ‘Fede’), pero poco podrán achacar a un Buenafuente que se alejó del ‘pelotismo’, que hizo daño en alguna ocasión, y que mantuvo la chispa y la sonrisa en el espectador cuando con otro presidente del Gobierno hubiese sido imposible.

Por:
Etiquetas:
Categorías: General


0 Comentarios Enviar un comentario